Idioma
Mapa » Continentes » Europa » mapa de la federacion de rusia

El Mapa de la Federación de Rusia

 

El Mapa de la Federación de Rusia

 

La Federación de Rusia es un país situado en el norte de Eurasia, diseccionado por el Círculo Polar Ártico. Está bordeada por catorce países, entre ellos Noruega, Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Bielorrusia, Ucrania, Georgia, Azerbaiyán, Kazajistán, China, Mongolia y Corea del Norte. Además, el país comparte fronteras marítimas con Japón por el mar de Ojotsk, y los Estados Unidos por el estrecho de Bering.

 

En términos de superficie, Rusia es el país más grande del mundo, extendiéndose sobre una superficie de 6.592.800 kilómetros cuadrados. Sin embargo, el oeste y el sur de Rusia son las zonas más urbanizadas y pobladas del país. Las principales ciudades de Rusia son Moscú, Labins, Rostov-on-Don, Omsk, Kazan, Samara, Ekaterinburg (Yekaterinburg), Novosibirsk, San Petersburgo, Chelyabinsk y Nizhny Novgorod. El ferrocarril Transiberiano es el tren más largo del mundo, que une Moscú con las franjas del extremo oriental de Rusia y cubre toda la meseta siberiana. Otros puntos importantes de interés representados en el mapa son el Valle de los Géiseres, al este, el lago Baikal en el sur, y la Plaza Roja, el Instituto de Investigación de Rusia, el Museo Hermitage, el Mausoleo de Lenin y el Kremlin en el oeste de Rusia.

 

Nómadas de Eurasia han vivido en Rusia desde hace por lo menos 35.000 años. Una parte de Rusia, conocida como Escitia en la antigüedad clásica, tenía frecuentes interacciones con las civilizaciones griegas. En el siglo VIII a.C., los griegos antiguos tenían fuertes relaciones comerciales con partes de Rusia.

Historia rusia


La dinastía Rurik, que comenzó en el 862, fundó el primer Estado eslavo oriental, la Rus de Kiev. A través de las relaciones comerciales de Kiev con los países escandinavos y el Imperio Bizantino, Kiev comenzó a estar influido por estas regiones circundantes. Las culturas bizantina y eslava se fusionaron, y formaron una versión eslava de la religión ortodoxa. A medida que los escandinavos aumentaron en tamaño, su influencia también creció en la región de Kiev, superando a la cultura eslava y absorbiendo las influencias cristianas griegas durante el siglo X.

 

En un intento de unificar a Rusia en el año 988, el príncipe Vladimir de Kiev decidió adoptar una religión central. Después de una investigación exhaustiva llevada a cabo por emisarios que viajaron a las regiones cercanas para aprender sobre otras religiones, Vladimir selecciona el cristianismo. Sus emisarios habían viajado a Constantinopla y allí vieron los grandes efectos unificadores del cristianismo y decidieron convertirse.

 

El siglo XI en Kiev fue la edad de oro de los eslavos orientales, con el surgimiento de una cultura floreciente. La adopción de la religión llevó al embellecimiento de las ciudades y al crecimiento de la cultura con la música y las iglesias, como la Catedral de Santa Sofía. Los eslavos orientales adoraban bajo la forma de arte, construcción de iglesias ornamentadas, y mediante la creación de mosaicos de oro de estilo bizantino.

 

Moscú fue fundada en 1147 como un puesto de avanzada de defensa. El Kremlin de Moscú fue fortificado en 1156, formando un complejo de catedrales y palacios, y fue la residencia de los zares.

 

En el siglo XIII, la Horda de Oro de los mongoles invadió Kiev, y la Rus de Kiev se desintegró como estado en 1240. El príncipe moscovita Dmitry Donskoy derrotó con éxito a los mongoles en Moscú, en 1380, en una victoria importante. Los mongoles gobernaron Rusia durante más de 200 años, durante los siglos XII y XV. En 1480, el príncipe Iván III (Iván el Grande) renunció a la lealtad de Rusia hacia los mongoles.

 

Ivan IV, conocido como Iván el Terrible, amplió Rusia y aumentó la popularidad de la religión en Rusia. Iván el Terrible fue el primer gobernante ruso que se hizo llamar “zar”, y aumentó sus poderes en consecuencia. Lideró conquistas agresivas militares y con la muerte de su hijo Fedor, que marca el final de la línea dinástica hereditaria de Rurik, comienza el Periodo Tumultuoso, en 1598. Boris Godunov fue elegido para gobernar pero durante su reinado, el pueblo de Rusia sufrió hambruna y los polacos invadieron Rusia.

 

La elección de 1613 trajo una nueva línea de gobernantes, los Romanov, marcando el final de la era de los Trastornos. Mikhail Romanov, de dieciséis años, se convirtió en el nuevo zar y bajo el reinado de los Romanov, Rusia disfrutó de estabilidad y expansión.

El cisma de los Viejos Creyentes, en 1667, fue una disputa sobre estilos de culto en la iglesia ortodoxa. Esto llevó a Rusia a convertirse en un estado laico, como sigue siendo hoy en día, con una minoría de la población activa en organizaciones religiosas.

 

Pedro el Grande llegó al poder y cambió totalmente la vida de Rusia, otorgando al estado un poder absoluto y convirtiéndolo en el Imperio ruso. Rusia comenzó a aumentar su conocimiento en campos fundamentales de la tecnología, la ciencia y la lingüística, buscando influencia en los países europeos para occidentalizar las ideas y el arte rusos. Durante su reinado, estableció la capital en San Petersburgo, en el borde de Europa.

 

El ejército francés, dirigido por Napoleón, invadió Rusia en junio de 1812, en la Batalla de Borodino. Napoleón entró en el Kremlin, pero los rusos continuaron luchando. Moscú quedó reducida a escombros pero finalmente los franceses fueron derrotados y forzados a salir de Rusia.

 

En 1904 y 1905, Rusia y Japón entraron en guerra por disputas territoriales. La derrota de Rusia conmocionó a gran parte del mundo, incluyendo a Rusia, lo que llevó a la inestabilidad política. Una manifestación el 22 de enero de 1905, conocido hoy en día como el Domingo Sangriento, fue parte de una huelga laboral en protesta por las condiciones de trabajo. El gobierno zarista respondió a la protesta pacífica disparando a entre un centenar y unos pocos miles de manifestantes, matando a muchos de ellos. El Domingo Sangriento fue uno de los factores clave que condujeron a la Revolución Rusa. En 1917, una serie de revoluciones derrocaron a Nicolás II, que fue el último emperador de Rusia antes de que surgiera la Unión Soviética (URSS), creada como primer estado socialista del mundo.

 

La Rusia soviética fue gobernada por Vladimir Lenin y después por Joseph Stalin, convirtiéndose en una gran potencia mundial con un papel importante tanto en la Segunda Guerra Mundial como en la Guerra Fría. A pesar de un tratado hecho entre la Alemania nazi y la Rusia soviética durante la Segunda Guerra Mundial, Alemania atacó a Rusia y, con el fin de defender su territorio, Rusia contraatacó y se unió a la guerra del lado de los Aliados. Rusia emergió de la guerra como una superpotencia. Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética firmó el Pacto de Varsovia, un tratado de defensa, el 14 de mayo de 1955, junto con los países comunistas de Europa del Este.

 


Mijail Gorbachov fue el último líder soviético, pero con la inestabilidad política y la economía resentida, Gorbachov fue derrocado y esto marcó el fin del régimen comunista y la disolución de la URSS en muchas naciones en 1991. Ese año, Boris Yeltsin fue elegido presidente de la Federación de Rusia, trayendo muchos cambios a la nación pero también la pobreza y corrupción. Yeltsin renunció en 1999 y Vladimir Putin luego se hizo cargo, aunque se decía que su gobierno también era corrupto. Putin se convirtió en Primer ministro en 2008, cuando Dmitry Medvedev fue elegido presidente, pero se intercambiaron los papeles de nuevo después de las elecciones de 2012.

 

Geografía
Situada en el norte de Asia, Rusia se extiende sobre una gran parte del continente y es el país más grande del mundo. Rusia limita con muchos países: Azerbaiyán, Bielorrusia, China, Estonia, Finlandia, Georgia, Kazajistán, Corea del Norte, Letonia, Lituania, Mongolia, Noruega, Polonia y Ucrania. Rusia también tiene una larga costa sobre el Ártico y e Pacífico norte, y varios mares más pequeños, incluyendo el Báltico, el Negro y el Caspio.

 

Al ser un país tan grande, Rusia tiene una gran variedad de paisajes y elementos naturales. La mayor parte de Rusia está formada por llanuras, estepas y bosques, y la costa norte se compone de tundra. Las grandes cadenas montañosas de Rusia se encuentran hacia el sur, e incluyen las cordilleras del Cáucaso, los Urales y el Altai.

 


Sistema de gobierno


Rusia es una república semipresidencial con un presidente, elegido por voto popular, y un primer ministro, designado por el presidente. El poder legislativo de Rusia es una Asamblea Federal bicameral, dividida en la cámara alta, el Consejo de la Federación, y la cámara baja, la Duma del Estado.

Rusia está dividida en ochenta y tres divisiones más pequeñas, llamadas sujetos federales. Hay cuarenta y seis provincias en Rusia, conocidas como oblasts, veintiún repúblicas, que gozan de un grado bastante alto de autonomía, nueve territorios, o krais, cuatro distritos autónomos (okrugs), dos ciudades federales (Moscú y San Petersburgo), y una Oblast autónoma.

 

Viajes
Las antiguas ciudades de Rusia forman lo que se conoce como el anillo de oro, un círculo de cada una de las ciudades más importantes de la antigua Rusia. El mundialmente famoso ferrocarril transiberiano es una forma popular de moverse por el enorme país.

 

Moscú y San Petersburgo son las ciudades más visitadas de Rusia, y contienen muchos lugares históricos, obras de arte y una arquitectura única por la que se conoce a Rusia. La Catedral de San Basilio, así como varias otras iglesias y catedrales, edificios de gobierno y el Kremlin de Moscú son obras de arte floridas que asombran a muchos viajeros cada año. Yuxtapuestos a estas estructuras inusuales, encontramos edificios de estilo soviético, tipo rascacielos, por todo Moscú.

 

A pesar de las percepciones acerca de las duras condiciones meteorológicas de frío en Rusia, existen también destinos cálidos en Rusia, como las ciudades a lo largo del Mar Negro que tienen unos climas cálidos y balnearios junto al mar.

 

Educación
El sistema educativo de Rusia es libre para los ciudadanos rusos y está gestionado por el Ministerio de Educación a través de los administradores regionales. Existen escuelas privadas pero los estudiantes generalmente asisten a escuelas públicas hasta la universidad y, después, algunos seleccionan la educación privada.

 

La enseñanza general obligatoria es de once años y se divide en educación primaria, media y educación superior. Todos se encuentran generalmente en una escuela. Después de los primeros nueve años de educación, los estudiantes pueden elegir la formación profesional para los dos años finales.

 

Alrededor de la mitad de los rusos, pasa a la educación superior en alguna de las muchas escuelas públicas o privadas de todo el país. El sistema universitario de Rusia está sometido cambios para comenzar a seguir el modelo del plan de Bolonia, como la mayoría de los países europeos.

 

Cultura general
A Rusia se la llama a menudo la Madre Rusia o la Madre Patria.
La lengua rusa usa el alfabeto cirílico.
En Rusia hay unos 160 grupos étnicos.
El Vodka está considerado la bebida nacional de Rusia – la palabra vodka deriva de la palabra agua.